El Coronavirus, el cambio climático, la situación bélica en Europa son algunos de los muchos acontecimientos que han afectado al mundo a un nivel sin precedentes y, lamentablemente, no sabemos qué más pueda seguir. Las pequeñas y medianas empresas, como parte del ecosistema económico, son particularmente vulnerables, ya que al contrario de las grandes empresas nacionales y corporativos multinacionales, no cuentan con equipos de asesores, reservas estratégicas ni seguros que los protejan de los coletazos de incidentes mundiales.

Sin embargo, planear de manera proactiva para los posibles escenarios que pueda traer el futuro, anticiparse y/o recuperarse con éxito es o debe de ser tarea de todos. Un plan bien estructurado puede ser la diferencia entre sumergirse o superarse dentro del ámbito de incertidumbre que estamos viviendo. “Gracias a la tecnología, este tipo de planeación proactiva ya no es solo disponible para los grandes”, comenta Edwin Cházaro, CEO y Fundador de Nrich.com, “Nuestra tecnología, inteligencia artificial y algoritmos fue creada precisamente para democratizar el acceso a herramientas de planeación para empresas de todo tamaño.”

Es en este punto en donde la transformación digital puede desempeñar un papel estratégico en crear un piso más parejo para pequeñas y medianas empresas para competir. Es muy común que las empresas dependan de su propia experiencia, sus propios fondos,  al igual que sistemas tradicionales y obsoletos para la toma de decisiones estratégicas. En estos momentos de incertidumbre y de acontecimientos sin precedentes, el análisis tradicional es como manejar un auto usando el retrovisor.

"La falta de conocimiento sobre el uso de métricas entre las Pymes, sin duda, las pone en desventaja a las empresas pequeñas y medianas.” Comenta Cházaro. Para enfatizar este punto, el directivo menciona que un estudio reciente de Forrester Consulting reveló que solo el 10% considera que es muy eficaz en el uso de la analítica para mejorar la toma de decisiones.

Para competir en la era actual, las empresas deben aprovechar las herramientas que las ayuden a centrarse en lo verdaderamente importante. Esto incluye el aprovechamiento del big data para medir y el conocimiento puntual del desempeño de indicadores clave que añaden o restan valor a las empresas y, por supuesto, conocer el valor de su empresa.

Conocer el valor financiero de su empresa es algo que hoy puede realizarse de manera rápida, confiable y objetiva. Con los procesos de valuación digital, quedaron atrás los costos y complejidad de una valuación tradicional. Una valuación digital funciona con base a algoritmos e inteligencia artificial que además de arrojarnos un estado actual del negocio y su valor de mercado, hará evidente todas las oportunidades que se pueden convertir en ventajas competitivas o áreas de crecimiento potencial.

Además de mostrar el valor financiero, una valuación digital es clave para afinar la toma de decisiones en una era de VICA. "El VICA, es un acrónimo militar que ha sido adoptado por empresarios para describir las etapas de Volatilidad, Incertidumbre, Caos y Adversidad. Sin duda, en la etapa actual requerimos contar con la mayor cantidad de datos para tomar las decisiones correctas para nuestras empresas."

Así es como se derriba uno de los principales mitos en cuanto a que un proceso de valuación. No es necesario ni deseable esperar a una venta o fusión de la compañía para conocer el valor de tu empresa. Nada más alejado de la realidad. De hecho, puede ser precisamente con el propósito contrario: crecer la empresa para conservarla en nuestras manos, conseguir las mejores herramientas financieras e incluso acceder a financiamientos.

La objetividad y precisión de una valuación digital aportan certeza y objetividad a un proceso que siempre ha sido lo contrario.

La coyuntura actual puede ser el mejor momento para realizar una valuación digital. La historia nos ha demostrado en innumerables ocasiones que la resiliencia depende de la adaptabilidad y la decisión, nada mejor que hacerlas conociendo a nuestra propia empresa como nadie más.